lunes, 12 de octubre de 2009

Nuestra visita a Sapa

Xin Chào!

Sapa es una antigua estación termal construida en 1922 bastante turística al norte de Vietnam, en la frontera con China. Por ello es una región más fría (cerca de los 0ºC), con llovizna y niebla casi constante. Conviene ir abrigado si se visita y con impermeable para la lluvia.
El viaje a Sapa desde Hanoi se suele realizar en trenes cama ya que dura toda la noche y que llegan a Lao Cai, a 38 km de la frontera con China. Hay varias opciones pero la que podríamos considerar más asequible es viajar en cabinas de 4 personas (con dos literas). También existen unos vagones algo más lujosos  y también más caros. Una vez llegas a Lao Cai debes tomar un autobús que te deja en Sapa. Suelen salir con bastante regularidad desde las 5 de la mañana hasta las 5 de la tarde, cuestan menos de 1 euro y la duración puede ser de 1 a 2 horas dependiendo del estado de las carreteras y del clima.

Nosotros en el camino encontramos bastante niebla, lo que suele ser habitual en esta zona. Aunque cuando llegamos a Sapa llovía muchísimo, después de descansar en el hotel la lluvia cesó y pudimos dedicar unos 2 horas a recorrer los arrozales de la zona. Hay diferentes rutas de trekking, con distintos niveles de dificultad pero todas ellas con vistas increíbles. Os venderán unos enormes palos de bambú que os ayudarán a andar por los húmedos arrozales y por lo que os intentarán cobrar hasta 1 euro. Al final del camino tendréis que devolverlos. Obviamente no valen 1 euro pero la verdad sea dicha, hacen un gran servicio y a nosotros nos dio pena regatearles.

Las mujeres (o incluso niñas) de la zona te intentan vender constantemente mantas y otros objetos típicos de la zona. Es increíble ver como sus manos están teñidas de azul de los tintes naturales que utilizan para realizar esas obras artesanales. Conviene visitar las tiendas y comprobar los precios de los objetos ya que a veces las mujeres que te venden en la calle te piden precios más caros que en las propias tiendas.


La zona no ha sido muy bien tratada por la numerosas guerras en las que se ha visto inmerso Vietnam pero gracias al turismo su suerte ha cambiado. Se ha arreglado carreteras, se ha dado nombre a muchas calles, han construido numerosos hoteles, mejorado el suministro eléctrico e incluso la comida es mujo mejor. Por ello, los habitantes de Sapa han descubierto la cultura del dinero y de los beneficios derivados del turismo.
Una recomendación es visitar la ciudad entre semana, cuando los precios son más baratos y hay menos saturación turística.

Desde nuestro punto de vista, no debéis perder la oportunidad de visitar Sapa si el tiempo os lo permite.

Besos

Lau&Fer


0 comentarios: