lunes, 19 de octubre de 2009

El río de los nueve dragones

Xin Cháo!

El río Mekong es uno de los más caudalosos del mundo y su delta uno de los más grandes. Tiene su origen en el antiplano tibetano y recorre 4.500 km cruzando China, entre Myanmar (Birnmania) y Laos, luego Laos, a lo largo entre la frontera entre Laos y Tailandia, y más adelante Camboya y Vietnam hasta desembocar en el mar de China Meridional.


En Phnom  Penh (Camboya), se divide en dos brazos principales: el Hau Giang (río Bajo), que fluye atravesando Chau Doc, Long Xuyen y Can Tho hasta desembocar en el mar; y el Tien Giang (río Alto), que se divide en varios brazos en Vinh Long y desemboca en el mar en cinco puntos distintos. Los numerosos brazos del río explican el nombre que le han dado los vietnamitas: Song Cuu Long, o el río de los Nueve Dragones.

El caudal del río Mekong empieza a aumentar hacia finales de mayo y llega a su punto máximo en Septiembre. Un afluente del río, que desemboca en el Mekong en Phnom Penh, drena al lago Tonlé Sap, en Camboya. Cuando el Mekong está crecido, este afluente invierte su caudal y desagua en el agua, reduciendo así en cierta medida el riesgo de las grandes inundaciones del río Mekong. Lamentablemente, la deforestación en Camboya está afectando a este delicado equilibrio.


En los últimos años, las inundaciones estacionales se han cobrado la vida de centenares de vietnamitas, y decenas de miles de habitantes de la región han tenido que evacuar sus hogares. En algunas zonas, no han podido regresar a sus casas hasta que las aguas han retrocedido por completo, varios meses después.

Vivir en un territorio periódicamente inundado por el río presenta algunos retos técnicos. Al falta de territorios más altos para escapar de las inundaciones, muchos habitantes del Mekong construyen sus casas sobre pilares de bambú. Las carreteras y los caminos quedan sumergidos o reducidos a barrizales durante las crecidas, por lo que lo ideal sería construir carreteras elevadas, lo que resulta muy caro. La solución tradicional ha sido construir canales y desplazarse en barco. En el delta del Mekong hay cientos de canales, y mantenerlos correctamente dragados y navegables es un esfuerzo constante pero esencial.

Otro reto importante es mantenerlos limpios. Las costumbres de tirar la basura y las aguas residuales a los canales detrás de las viviendas que los bordean se empieza a notar, y en muchas de las zonas más pobladas del delta del Mekong se están acumulando los desperdicios. Sólo queda esperar que el gobierno tome medidas más duras para evitar esta contaminación, especialmente teniendo en cuenta que en el río Mekong se bañan muchos vietnamitas e incluso llegan a limpiar los alimentos.


Esperamos que os haya gustado esta historias sobre el principal río de Vietnam.

Cháo

Lau&Fer

0 comentarios: