martes, 28 de julio de 2009

Nuestra visita a la Pagoda del Perfume

No queríamos dejar la oportunidad de contaros nuestra experiencia en este complejo de pagodas y santuarios budistas construidos en los acantilados de piedra caliza del monte Huong Tich conocido como la Pagoda del Perfume. Antes de viajar a Vietnam nos había comentado que no era un sitio que mereciese la pena pero para nosotros será una experiencia inolvidable.
El día comenzó con un terrible percance. Al subir a una de las pequeñas barcas que te llevan a la zona (alrededor de 1 hora donde la chica vietnamita que veis en la foto estuvo remando con 6 adultos en la barca) nuestra cámara cayó al río :o(. No la perdimos porque estaba atada pero obviamente desde aquel momento no volvió a ser la misa aunque nos permitió acabar el viaje.

Tras un entretenido trayecto de más de una hora en barca por pintorescos paisajes entre espectaculares acantilados de piedra caliza y cruzándonos con barcas de más de 20 personas, llegamos a la parte baja de la montaña. Allí encontramos numerosos puestos de recuerdos y objetos para ofrecer a Buda, ruidosos puestos de comida y vendedores ambulantes que forman parte de la visita. El primer impacto fue ver perros y otros animales muertos pero con piel y todo, colgando de los puestos de comida... os podéis imaginar nuestras caras!!!
Cogimos un teleférico para subir a la cima. Increíble también es ver como muchas personas suben tantos kilómetros andando. Si os atrevéis a subir caminando os recomendamos zapatos cómodos para andar. El camino de vuelta es empinado en algunos puntos y con un suelo bastante resbaladizo, especialmente si ha llovido antes.


Nosotros tuvimos la gran suerte de acudir durante el festival que comienza a mitad del segundo mes lunar y dura hasta la última semana del tercero, cuando muchos peregrinos budistas acuden a Thien Chu (pagoda que lleva al cielo), Giai Oan Chu (pagoda porificadora) y Huong Tich Chu (pagoda del vestigio perfumado). Aunque recomiendan visitarlo en días impares porque es cuando menos gente hay, nuestra recomendación es todo lo contrario si queréis vivir una experiencia auténticamente vietnamita durante este festival.

Las ofrendas son esos indescriptibles adornos rojos y dorados que a veces vemos en las tiendas de los chinos y billetes falsos para que la gente no robe el dinero que se ofrece. Es gracioso ver que son dólares americanos en lugar de Dongs vietnamitas. Nosotros hicimos una ofrenda a Buda pidiendo que nuestra cámara de fotos sobreviviese al incidente y debió de funcionar :o).

Como os hemos dicho es un lugar 100% recomendado por nuestra parte si vais en época de peregrinación.

Tam Biet!

Lau&Fer
PD: En Septiembre, en el suplemento de viajes de "El Mundo" han sacado esta maravilla en uno de sus reportajes, os dejamos el enlace: "La Pagoda del Perfume"

0 comentarios: